martes, 28 de abril de 2009

Libera tu PC

Hola amigos, ¿cómo están? espero que bien. Hoy he decidido dejarles una invitación, las opiniones vendrán después. He tenido la suerte de participar en el Flisol (Festival de Instalación de Software Libre) y sinceramente he quedado sin palabras. He aprendido algunas cosas de un mundo que, hasta no hace más de tres semanas, era desconocido. Seguramente habrán escuchado hablar de linux, de Gnu, de Debian, ubuntu y otras cosas más. Tal vez hayan visto al navegar la tan conocida imagen de un pingüinito. Precisamente a ese mundo los quiero invitar.

Ustedes dirán: ¿qué tiene que ver esto con el Derecho? Y la respuesta es tan obvia como sencilla: mucho. Está de más decir que el Derecho es consustancial al obrar de las personas, y que cada una de las acciones humanas están alcanzadas por una norma (entendida en sentido lato). Basta con citar el entramado mundo de las licencias para darnos una idea.

Más allá de las vinculaciones jurídicas hoy me referiré a una cuestión más profunda para convencerlos: LA LIBERTAD. Todo movimiento revolucionario se construye a partir de ciertas premisas o principios y la libertad ha sido el estandarte de un grupo de personas (Richard Stallman, Linus Torvadls y otros) que con gran esfuerzo y dedicación, han comenzado una ardua lucha contra el imperialismo en el mundo informático.

Ustedes amigos míos me podrán contestar: soy libre de usar la “compu” como quiera, de instalar los programas que desee, de chatear con quién prefiera, de publicar lo que sea. Lamentablemente no somos tan libres como creemos serlo.

La mayor parte de los programas que usamos (incluido el sistema operativo), por no decir todos, son de uso privativo. Esto quiere decir, entre otras cosas, que:

· no podemos conocer cómo funcionan internamente (pues está vedada la posibilidad de llegar hasta su código de fuente);

· no podemos copiarlos, quedando su uso limitado a una sola máquina;

· no podemos modificarlos adaptándolo a nuestros gustos;

· no podemos compartirlos.

Ahora bien, ¿somos libres? Ustedes podrán afirmarlo y me dirán que con un solo click se obtiene lo que se desea. Basta con entrar a una página y bajarlo. Obviando el tema del pago por el uso del programa, vuelvo a preguntar ¿se puede hacer lo que uno quiera? Tarde o temprano terminaremos concluyendo que sólo se logra hacer lo que el programador del software propietario ha querido, pues no se puede conocer cómo funciona, en consecuencia no puedo modificarlo, en fin no puedo adaptarlo a mis gustos y usarlo como yo quiera.

Amigos míos, ésta vieja discusión sobre la libertad hoy renace en nuevos ámbitos y es necesario tomar partida. Por suerte hoy hay otra alternativa, posibilidad que encuentra su fundamentación filosófica en la libertad. Hoy vivimos en un mundo informatizado y está en nuestras manos la posibilidad de ser libres (de ejecutar un programa, copiarlo, modificarlo y compartirlo creando una comunidad entorno a él)

Hace poco he comenzado con la investigación, por lo que es complicado dar una opinión acabada. Por eso les dejo unos link´s así ustedes consultan. Espero que les sea de utilidad:

http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html

http://www.lugtucuman.org.ar

http://ubuntu-ar.org/

http://weblog.topopardo.com/?p=1031

No se olviden que "el conocimiento nos da libertad"


1 comentario:

  1. maxi, que gran verdad que dices. lo que si podemos decir es que hay una libertad pero contralada. y si analizamos el asunto, el sistema operativo(windows) por excelencia nos lleva a ingresar en un mundo consumista, comercial conforme a los grandes interes creados.
    linux es un sistema operativo de codigo abierto , es decir, permite que quienes tengan conocimientos sobre el tema lo modifiquen o mejoren y por ser gratuito sea compartido en la comunidad, ahora bien, estamos tan acostumbrados a la ventanita que se nos hace dificil incursionar en ese mundo.
    sera cuestion de probar al pinguinito, no??

    ResponderEliminar